wmfeat

Un Cuento De Invierno, por Wilki Amieva

El invierno acaba de comenzar, así que me gustaría relatar un cuento acerca de un lugar extraordinario que todo aficionado a Queen debería visitar al menos una vez en la vida. Es un lugar de música y recuerdos. Un lugar que puede jugar fácilmente con tus emociones.

Queen: The Studio Experience es una exposición permanente sobre la historia y la obra de los íconos del rock Queen. Como tal, no hay muchos sitios donde podría haberse instalado, ¿o sí? De cualquier manera, Montreux es una elección obvia, como el último lugar donde Queen crearon conjuntamente mientras buscaban -y, finalmente, encontraron- un poco de paz mental. De todos los sitios en Montreux, el lugar donde supieron estar los Mountain Studios de Queen debería ser la locación ideal, ¿verdad?

Si nunca han estado en Montreux, pues reciban esta advertencia: Les impactará apenas posen sus pies en la ribera del Lago Lemán. Es como vivir adentro de la portada del álbum Made In Heaven o, más precisamente, dentro del mundo de ensueño descripto en su canción A Winter's Tale, la última escrita por Freddie Mercury. Qué vista verdaderamente magnífica de las montañas proyectándose hacia arriba contra el paisaje pintado en el cielo, tranquilo y en paz, las gaviotas volando y los cisnes flotando, sereno y dichoso; bueno, captan la idea. En esta época del año... no puede ser más bello, con las chimeneas humeantes, un poco de nieve y la feria de Noël. Desde luego, está la estatua de Freddie, mirando por encima del lago, un puño hacia el cielo. ‘Amante de la vida, cantante de canciones’ se lee en su placa, una frase apropiada cortesía del compañero de banda Brian May. Y no lejos de ésta, tienen el famoso casino, y LA puerta del estudio. Por años, esa puerta misteriosa ha llenado de fantasías los corazones de hordas de admiradores de Queen que la buscaron sólo para tocarla, para tomarla, para hacer preguntas sin respuesta a su pomo plateado y para resignarse a la foto ocasional para que todos vean ...y también para escribir en la pared algunas palabras de aprecio por Queen, Freddie y su música.

Hace unas tres semanas, el destino me trajo de nuevo a Montreux junto con mi prometida, y no puedo estar más agradecido.

The Studio Experience se inauguró el 2 de diciembre de 2013 con una recepción a la que asistió gente de todo el globo. Celebridades, ejecutivos de la industria de la música, periodistas, fotógrafos, etc. se reunieron esa noche en uno de los salones del casino. Brian May y Roger Taylor de Queen dieron sentidos discursos, así como Max Hole, Presidente y Director Ejecutivo de Universal Music Group International, y Dominique Desseigne, Presidente del Lucien Barrière Group (dueño del casino). Ambos Brian y Roger elogiaron a Montreux y a su gente, y expresaron especialmente su gratitud a la ‘familia’ que trabajó con ellos allí todos esos años, específicamente a David Richards, y también a Justin Shirley-Smith. Una atronadora tormenta de aplausos siguió. Entonces me dí cuenta de que David estaba en el salón.

Después de la inauguración oficial, fuimos divididos en grupos para visitar la exposición en sí. Debo decir que la misma está MUY bien armada, es muy informativa, y el material en exhibición ¡es nada menos que impresionante! Las vitrinas son fabulosas, repletas de discos y memorabilia de todas partes del mundo, todos extraídos del archivo personal de Brian May. Cubiertas raras de LPs, CDs promocionales, fotografías de prensa, propagandas; lo-que-pueda-ocurrírseles. ¡De seguro que ese tipo Brian tiene una colección formidable! Algunos artículos fueron vistos en la exposición Stormtroopers In Stilettos en Londres hace un par de años, pero otros se muestran aquí por primera vez. Hay algunas pantallas con videos promocionales y actuaciones en vivo, e incluso un pequeño cine con entrevistas y clips del documental Days Of Our Lives. Hay también una representación de una planta típica de estudio, con una batería, un bajo MusicMan, un teclado Yamaha DX7 y una réplica de la Red Special por Guild con un Vox AC-30, ¡completa con un tablero de Scrabble! Además de todo eso, hay varios trajes vestidos por Freddie y Brian, y letras manuscritas originales de todos los integrantes de Queen, ¡algunas bastante reveladoras!

Pero la atracción principal debe ser la restaurada sala de control de los legendarios Mountain Studios. Apenas puedo esperar para entrar al cuarto. La versión de Queen de Made In Heaven suena en el salón de la exposición. Camino a través del corredor estrecho... Y finalmente ¡¡¡aquí estoy!!! ¡El pomo de la puerta tenía respuestas, después de todo! El impresionante sistema de sonido envolvente nos deleita con la misma canción, pero... momento, no es la misma versión, ¿o sí? Alguien está sobre la mesa mezcladora (una réplica de la Neve 8048 original con 10 controles deslizantes funcionales donde los controles de los grupos solían estar) jugando con la mezcla. La última grabación de Freddie, Mother Love, sigue. Todo alrededor hay equipos de sonido: grabadores multipista (incluyendo la Studer A80 original que Queen usaba en sus días analógicos), filtros anti-sibilancia, ecualizadores, compresores y otros módulos procesadores de efectos, etc. Ahora bien, tengan en cuenta que soy un verdadero friki del sonido. Hasta tenemos nuestro propio estudio de grabación en casa. He molestado casi a toda persona que haya trabajado alguna vez para Queen con preguntas sobre mezclas alternativas y hallazgos de diferencias en masterizaciones. Así que, mientras espero mi turno en la mesa, en verdad no sé hacia dónde mirar. Mi mundo da vueltas y vueltas y vueltas. Entonces, noto la placa dorada en el piso, señalando el sitio exacto donde Freddie estuvo de pie para grabar sus últimas voces, que salen de los altavoces en ese mismísimo momento, y simplemente debo cerrar mis ojos…

Nada podría haberme preparado para lo que veo cuando los abro. El distinguido productor David Richards está entrando a la sala. A su lado, no está otro que Justin Shirley-Smith. En verdad, no puedo procesar lo que estoy viendo. El enigmático Track 13 suena. Estoy soñando… David dice que el aroma del lugar es el mismo que solía tener, luego bromea con Justin acerca de que la nueva mesa ploteada es más fácil de limpiar que la antigua. Todos reímos. Y luego se sienta a la mesa, y le pide a Justin que suba el volumen principal. Justin accede, ‘sólo por él’. Estamos por presenciar una mezcla en vivo de Made In Heaven por David Richards, el productor, el ingeniero, el artista, el genio, el hombre, él mismo. Ojos encendidos y una gran sonrisa en su rostro, David hace su arte, ambas manos sobre los controles deslizantes. Hay una especie de magia en el aire. No hay palabras para describir lo que estoy sintiendo. Entonces, la mezcla de Mother Love nos regala un momento muy emotivo a todos los allí presentes. Es increíble. ¿Estoy soñando…?

Antes de que se fueran, tuve la oportunidad de hablar brevemente con David y Justin, y agradecerles a ambos. Creo que nunca estuve tan nervioso en toda mi vida.

La mañana siguiente, la exposición abrió al público, así que volvimos con unos amigos, bastante temprano. Después de todo lo que había pasado la noche anterior, TENÍA que regresar a la sala de control tan pronto como fuera posible, principalmente para revisar de nuevo esa mesa y hacer lo que quisiera con ambas Made In Heaven y Mother Love a través de varias mezclas. Cada vez que ocupo el lugar, siento que tengo los sueños del mundo, no en la palma de mi mano, pero sí en la punta de mis dedos. Mi preferida es Mother Love. Cada sutileza de la grabación puede oirse, aún la más oculta; los platillos invertidos, los acordes de piano graves, el arreglo del bajo, la secuencia de teclado, el solo de guitarra en el puente, esa solitaria nota de cuerdas sintetizadas que se desafina antes del solo principal, los efectos... y, por supuesto, ¡la voz de Freddie llena la sala con una claridad! Cuando termino mi primera mezcla, noto que hay gente a todo mi alrededor, algunos parados a mi lado y otros sentados detrás en el piso del cuarto …y no hay ni un ojo seco. Otro momento Queen para atesorar por siempre. Un rato después, el mismísimo Brian May entra a la sala de control…

¡Ahora sé por qué la llaman The Studio Experience! Ciertamente.

Las horas vuelan allí adentro… Mezclamos nosotros y escuchamos las mezclas de otros admiradores. Nos reímos con los consejos contradictorios de Roger y Brian antes de las pistas. Revisamos las mezclas 5.1 de Bicycle Race y The Invisible Man (que incluye una linda sorpresa para los aficionados acérrimos). Inspeccionamos nuevamente cada una de las preciosas vitrinas. Compramos algo de mercadería oficial. Tratamos de absorber todo lo que ese increíble lugar tiene para ofrecer, y entonces nos marchamos.

Pero antes de irnos, hicimos algo muy importante. Donamos a The Mercury Phoenix Trust, que lucha contra el SIDA en todo el mundo. Frente a la pared de recaudación, nos hicimos esta misma pregunta: ¿Qué no hubieras dado por la chance de entrar en la sala de control de los Mountain Studios, ni que hablar de tener en tus propias manos la mesa de mezclas? Recuerda esa pregunta cuando abras tu cartera, y tu generosidad fluirá. El ingreso a la exposición es gratuito; la experiencia es invaluable.

De mala gana, salimos de la exposición por LA puerta, dejamos Suiza y tras un largo, largo viaje retornamos a nuestro hogar y a un verano muy cálido. Pero una parte de mi corazón permanecerá siempre allí, en esa sala de control. Hace un par de días, nos enteramos de la triste noticia que David Richards había fallecido tras una larga enfermedad. Me siento honrado de haberlo conocido, y agradecido de haber presenciado ese momento especial en ese lugar mágico. Todos los artistas que trabajaron con él aclaman su enorme talento, sus múltiples habilidades y su influencia. Y nosotros, los aficionados a la música, siempre podremos volver a su excelente obra y recordarlo. Y también siempre tendremos al hermoso Montreux.

No hace falta decir que Queen: The Studio Experience es un proyecto ambicioso, y espero que prevalezca y crezca aún más en los años venideros. Nosotros los aficionados a Queen, tanto como los aficionados a la música, NECESITAMOS de este lugar. ¡Realmente espero visitarlo nuevamente en el futuro!

Uh – es dicha.

Wilki Amieva
QueenOnLine / FreddieMercury.com

Comparte este artículo

18 Comentarios

Un Cuento De Invierno, por Wilki Amieva

Marcelo Ceraolo

Tengo el inmenso placer de conocer a Wilki y de verdad sé que cada palabra expresada por él acerca del mundo Queen sale nada menos que de su corazón. Su hermoso fanatismo es fuente de inspiración para los que amamos a Queen. Realmente, me dan muchas ganas de conocer ese magnífico lugar y ya mismo me lo agendo en la hoja de ruta de mi vida. ¡Espero poder cumplirlo algún día!
Además, como Técnico en Sonido y Grabación, ¡es un "must be" para mi!
Te felicito Wilki por el relato, pero sobretodo, por la experiencia.
Abrazo grande. Quizás se este el Heaven for Everyone!
Marcelo Ceraolo

Comunidad

Social Channels