Queen 40: Entrevista a Brian May y Roger Taylor, Parte 3

Parte 3

¿Cuándo fue el instante en que se dieron cuenta de que tenían el mundo a sus pies?

RT: Supongo que cuando Bohemian Rhapsody fue un gran éxito alrededor del mundo se sintió muy bien. Pero fue mucho más grande después -sabes-, tuvimos unos pocos años grandiosos en Estados Unidos por 1980, esa fue nuestra cúspide allí, pero luego fuimos a América Del Sur y entonces eso fue increíble.

Se hicieron enormes en Estados Unidos... acordaron con Capitol Records... pero hacia el momento de The Works su carrera empezó a declinar allí... ¿poseen alguna opinión acerca de lo que pasó ahí?

BM: Esa es una historia muy larga en verdad, porque Estados Unidos fue realmente el lugar donde crecimos. Como que poseíamos Estados Unidos en cierto instante, cuando tuvimos We Will Rock You, We Are The Champions. Fueron éxitos más grandes allí que aquí, y Another One Bites The Dust fue un éxito gigantesco, y creo que hubo un momento en el cual no solamente fuimos el grupo más grande en Estados Unidos, sino que probablemente el más grande del mundo. Pero para hacer corta una historia muy larga -divergimos-, creo que tres cosas contribuyeron a que perdiéramos Estados Unidos. Una de éstas fue el video para I Want To Break Free, que fue considerado algo completamente imposible y algo que las estrellas de rock no hacen: vestirse con ropas de mujer. Por aquí la gente entendió el chiste, porque estábamos parodiando a [la telenovela británica] Coronation Street; pero no resultó así en Estados Unidos. Recuerdo estar haciendo promoción y a la gente sintiéndose tan estupefacta. Recuerdo a los presentadores poniéndose blancos y no queriendo formar parte de eso; ¿cómo pueden hacer esto estrellas de rock? Así que eso fue una cosa, lo segundo fue que involuntariamente nos involucramos en todo tipo de asuntos escandalosos que había entre las compañías discográficas y las estaciones de radio. Todo este tema de la promoción independiente llegó a una instancia decisiva, y las compañías discográficas fueron investigadas por un departamento gubernamental para ver... estamos hablando de soborno básicamente, y nuestra compañía discográfica, acabábamos de firmar con Capitol Records, le hizo mucho frente a todo el sistema y se negó a pagar por cualquier tipo de difusión, por lo que nada fue promocionado. Obtuvieron un enorme contragolpe de esta gente que creía regir el mundo, -sabes- los mafiosos. Por lo que recuerdo el momento, Radio Ga Ga estaba en ascenso, creo que fue del [puesto número] 60 al 30 en las listas de [la revista estadounidense] Billboard, y en la semana siguiente desapareció. Nadie tocaría ningún disco de Queen -sabes-, por todo lo que estaba aconteciendo. La tercera cosa que sucedió, en mi opinión, se debe a un sólo hombre, teníamos este tipo que cuidaba de Freddie, que se llamaba Paul Prenter, y se volvió demasiado grande para sus zapatos, creo, y el reflejo de la gloria de Freddie le dio mucho poder, y nosotros habíamos trabajado muy duro a lo largo de varios años para tener una muy buena relación con todos los medios en Estados Unidos y Roger y yo. Este tipo en el transcurso de una gira le dijo a cada estación de radio que pudra, no simplemente "púdranse", sino "Freddie dice que se pudran, a Freddie no le importan" y entonces fue como que de golpe perdimos nuestra relación con la prensa y fue algo muy triste, de repente todo el mundo nos llamaba, de repente salimos e hicimos estadios, como por ejemplo en América Del Sur, en Europa, en Australia, en Japón, pero Estados Unidos no nos llamaba y entonces tú tiendes a ir donde te llaman y recuerdo a Freddie diciendo "joder, probablemente voy a tener que morir para que Estados Unidos nos quiera".

¿Había en Estados Unidos algún problema con la sexualidad de Freddie?

BM: Bien -sabes-, la palabra ‘G-A-Y’ fue realmente muy arriesgada durante mucho tiempo en Estados Unidos y en cierto sentido aún lo es. Ves a toda esa gente que está tratando de volver a la Constitución original, el 'tea party'. Es todo muy retro, pero es todo pensamiento muy retrógrado, probablemente ese elemento permanecerá siempre vivo en Estados Unidos.

Ustedes decidieron continuar tras la muerte de Freddie... ¿lo discutieron durante mucho tiempo antes de arribar a una decisión?

BM: Nuestro primer pensamiento fue "no, se acabó".

RT: En verdad no sabíamos qué hacer cuando murió y pensamos "acabemos con todo", tal vez.

BM: Hay todo un proceso de duelo que continúa, yo estaba peor que eso, no quería hablar sobre Queen, no quería ser Queen. Y salí y realicé mis propias giras y, si la gente me preguntaba sobre Queen, me resistía a hablar porque pensaba "no, ya fue" y quería mi vida de vuelta y consideraba a Queen esa gran sombra de la cual no podía escapar. Pero por supuesto eso es parte del proceso de duelo, es una reacción exagerada y ahora me doy cuenta de eso y después de un tiempo vuelves a comprender que Queen es realmente nuestro, no es algo de afuera, nosotros lo creamos, es parte de nosotros, es una extensión de nosotros mismos y nunca podremos decir "se acabó" porque nunca podrá ser el fin; siempre estará contigo porque es tu creación.

RT: De alguna manera, sin embargo, pareció cobrar vida propia; hicimos, completamos, 4/5 años después completamos el álbum Made In Heaven, que no sabíamos en un principio si lo íbamos a hacer, pero lo hicimos y quedamos contentos con la manera en que suena, pero aún no teníamos nada planeado hacia adelante, y entonces se presentó We Will Rock You, el musical aquí. Y todas esas cosas parecieron amontonarse y la radio siguió pasando el musical, y todas esas cosas se sumaron para mantener viva a la banda en la conciencia de la gente, lo cual es fantástico.

BM: La gente quiere escuchar canciones de Queen y quieren algún tipo de representación escénica, quieren seguir viviendo eso y entonces pensamos "ah, ¿qué hacemos?" y así creo que Roger y yo gradualmente nos fuimos convenciendo de que podíamos hacer algo en el sentido de ser Queen; debo decir que aún me sigo resistiendo -sabes-, surgió el tema de "éste es el 40º año de Queen, ¿por qué no salen de gira, por qué no buscan a alguien para que cante?". No tengo ganas de eso, no tengo ganas de que haya alguien allí haciendo de Freddie. Sí salimos con Paul Rodgers, lo cual fue un gran éxito en más de un sentido, creo. Pero fue en verdad exitoso en muchos sentidos porque él no era Freddie y no trataba de ser Freddie. Vino con todo su material, toda su leyenda, todo su catálogo. Y sí fue una sociedad equitativa en cierta forma. Pero sería muy difícil hacer eso de nuevo, y no creo que quiera volver a hacerlo. Soy feliz haciendo las cosas que podemos hacer con Queen. Una de esas cosas es el musical, es grandioso que podamos tener el musical We Will Rock You. Es como si fuésemos tíos o padres de este musical y es una muy buena manera de comunicar la música de Queen y mantenerla bien viva, no es un fósil; son músicos y gente joven.

Que sigue a continuación para ustedes, muchachos... ¿les pidió Island Records que realicen algún evento para celebrar el 40º Aniversario?

RT: Es realmente bueno estar con un conjunto fresco de personas, son muy proactivas, hasta ahora Island ha sido fantástico. Están hablando de una cosa para TV que va a estar en internet. Donde tendremos un montón de cantantes verdaderamente buenos como invitados. Será como una especie de espectáculo íntimo en cierta forma, con algo de mezcla de videos y otras cosas en medio. Así que estamos pensando en hacerlo. Brian y yo medio como que decidimos hacer cosas repentinamente, de la nada decidimos hacer algo, como las giras con Paul Rodgers, como "vamos, lo haremos" y sucedieron en un santiamén, entonces tienes que planear con un poquito de antelación, pero me gustaría pensar que haremos algo en vivo.

Mientras sigo sentado hablando con Brian y contigo, debo preguntar: ¿por qué John Deacon no participa de los proyectos de Queen?

RT: John vive muy tranquilamente y decidió hace años... él es muy ansioso y muy frágil y en realidad ya no quiere tratar con un montón de gente y creo que halló el estrés de este negocio y, especialmente desde que Freddie murió, creo que fue demasiado. Y debe preferir una vida tranquila, creo, pero es aún nuestro compañero -sabes-; aún recibe su paga. Pero a decir verdad no lo vemos mucho; él es muy reservado y sencillamente es así como le gusta, creo.

¿Cómo es que aún pueden continuar con esto... casi 20 años sin un líder?

BM: De alguna manera, Queen tiene un ímpetu propio y hay una especie de fuerza espiritual muy fuerte por ahí y Roger y yo a veces la combatimos, a veces la consideramos una gran sombra por encima de nosotros que nos impide ser cualquier otra cosa. Pero creo que existe también un reconocimiento de que nosotros creamos esto y lo amamos y estamos orgullosos de esto por lo que seguimos, de cualquier forma en que podamos, siendo parte de esta cosa que creamos.

Alguien llega de otro planeta... nunca escuchó de ustedes... ¿cómo le explicarían Queen?

BM: No me lo puedo explicar a mí mismo; hemos participado en la remasterización de un montón de estas cosas y del rescate de las viejas cintas, es fascinante y las nuevas remasterizaciones son hermosas, serán más claras y más perfectas que nunca. Eso me pone muy contento, pero escuchando The Millionaire [Waltz], por ejemplo... Ahora ni siquiera puedo comprender como hicimos eso, es tan increíblemente complejo, tan increíblemente refinado. Me maravillo; en verdad éramos sólo niños, pero nos arreglamos para sacar este material a pura fuerza de voluntad y para mí es asombroso, me siento muy orgulloso de lo que logramos juntos.

¿Se sienten orgullosos por el hecho de que tantas bandas, tantos artistas, los citen como influencia?

RT: Oh, totalmente. Nosotros tenemos influencias, todos tienen influencias. Todos han crecido con entusiasmo por alguien y eso se transforma en una de tus influencias.

BM: Muy orgullosos, muy felices. Significa mucho, creo que significa más que casi cualquier cosa, si gente joven que son en cierta forma nuestros pares, los nuevos pares, hablan bien de nosotros y reconocen que influímos en su crecimiento, es una gran sensación para mí, es muy lindo tener la aprobación de la gente que está haciendo lo que hicimos, construyendo su camino, pariendo su propio lugar en la historia.

Y Brian, finalmente, ¿qué ha significado para ti estar en Queen?

BM: Estoy orgulloso de lo que hicimos y de lo que somos, sea lo que sea eso ahora; ni yo sé que es eso.

RT: Bien, es lo que hago, es la cosa central en mi vida y todo lo demás gira en torno suyo.

BM: El sueño que se hizo realidad.

Comparte este artículo

0 Comentarios

Queen 40: Entrevista a Brian May y Roger Taylor, Parte 3

Comunidad

Social Channels