Mensaje de Brian en el Blog de Google

Estoy feliz de agregar algunas palabras para desear a Freddie un feliz 65º Cumpleaños, y confío en que, aunque no esté aquí con nosotros en forma normal, él las oirá.

A propósito, estaremos celebrando con una cena monumental... en el Savoy, con grandes amigos que se unirán a nosotros en el escenario ¡para poner el grito en el cielo!

¿Dónde comenzó todo? ¿Cómo conocí a Freddie...? Fuí presentado con este joven, paradójicamente tímido y aun así extravagante, en uno de nuestros primitivos recitales como el grupo SMILE, al lado del escenario. Me contó que estaba entusiasmado por cómo tocábamos, y que tenía algunas ideas, ¡y podía cantar! No estoy seguro de que lo hayamos tomado muy seriamente, ¡pero sí tenía el aire de alguien que sabía que estaba en lo cierto! Era un Dandy, frágil pero energético, con sueños aparentemente imposibles, y un brillo travieso en sus ojos. Poco tiempo después, tuvimos la oportunidad de en verdad verlo cantar... ¡y daba miedo! Era salvaje y no instruído, pero masivamente carismático... inolvidable aún en esa época, ¡aunque generalmente la gente se quedaba bastante desconcertada con sus arremetidas!

La historia completa, desde luego, ha sido contada en todas partes, y lo seguirá siendo, pero el momento en que yo empecé a ponerme en guardia fue la primera vez que tuvimos un momento para nosotros en un estudio propiamente dicho. Freddie grabó algunas pistas vocales, e inmediatamente después comenzó a fruncir el ceño... "Puedo hacerlo mejor" - dijo, mientras miraba fijamente hacia el vacío... y eso fue lo que hizo... iniciando un veloz proceso de auto-enseñanza, cada vez que escuchaba una pista suya, y su evolución hacia un talento vocal de calidad mundial pasó adelante de nuestros ojos.

Para mí, el talento primordial de Freddie era maximizar sus talentos. Se concentraba totalmente... nunca dejaba que nada o nadie se interpusiera en el camino de su visión para el futuro. Era realmente un Espíritu Libre. No hay muchos de éstos en el mundo. Para lograr esto, tienes que ser, como Freddie, intrépido; sin temor de echar por tierra las creencias de cualquiera. Freddie no era una persona complaciente; él se complacía a sí mismo. No todos nosotros somos capaces, o estamos deseosos, de seguir esa vía hasta el final, pero Freddie destaca como el ejemplo perfecto de lo que se puede alcanzar con este tipo de dedicación.

Sin embargo, esto no quiere decir que Freddie fuera insensible; todo lo contrario. Alguna gente lo imagina como esta diva exaltada y difícil de tratar, que requería que todos a su alrededor cedan. No. En nuestro círculo, como cuatro artistas intentando pintar en la misma tela, Freddie era siempre el que podía llegar al común acuerdo, a la forma de salir adelante, y optimizar nuestro rendimiento. Esto lo hacía con una mezcla de impaciencia, insistencia y humor. Simplemente, no tenía tiempo para las riñas ...y si se encontraba a disgusto con cualquiera de nosotros, disipaba el humo rápidamente con un gesto generoso, una ocurrencia o un regalo improvisado. Recuerdo una mañana, después de una discusión particularmente tensa, en que me regaló una casete. Había estado levantado gran parte de la noche compaginando un collage de mis solos de guitarra. Me dijo, con una pequeña sonrisa: "Quería que los oigas como yo los oigo, querido. Son todos sensacionales, así que ¡los transformé en una sinfonía!".

Crear con Freddie era siempre estimulante al máximo. Pensaba de manera lateral... osada... siempre percibiendo una forma para salir de 'la caja'. A veces, iba demasiado afuera... y habitualmente era el primero en darse cuenta... con una sonrisa conspirativa decía: "¡Oh... ¿ya lo perdí, queridos?!", pero generalmente había sentido en su sinsentido: arte en su locura. Era liberador. Creo que, a su manera, nos alentaba a todos nosotros a creer en nuestra propia locura y en el loco poder colectivo del grupo Queen, mucho del cual parece ser mejor apreciado por la nueva generación de músicos de hoy que lo que siempre fue cuando estábamos en la cosa. Cuando converso con los Foo Fighters, My Chemical Romance o Muse, los escucho hablar de una forma que muestra que han vivido en el panorama que pintamos, y que han apreciado cada pincelada; tanto como nosotros vivimos en la música de The Beatles y Jimi Hendrix en nuestros años formativos. Para mí, ésta es la mayor recompensa de todas... seguir viviendo en la próxima generación y quedar bordado por siempre en este Tapiz de Bayeux del Rock siempre creciente.

¿Freddie? Habría cumplido 65 este año y, de alguna manera, aunque no esté aquí físicamente, su presencia parece más potente que nunca. Yo creo que siempre tipificará al líder perfecto, el canal consumado de comunicación entre una banda y un público. Freddie hacía sentir a la última persona al fondo de la grada más lejana en un estadio que estaba conectada. Freddie le dio a la gente la prueba de que un hombre puede realizar sus sueños: les hacía sentir que a través de él podían sobreponerse a su propia timidez, y transformarse en esa figura de sus ambiciones, poderosa como un dios. Y vivió la vida al tope. Devoraba la vida. Celebraba cada minuto. Y, como un Gran Comenta, dejó una estela luminosa que centelleará por muchas generaciones venideras.

¡¡¡Feliz Cumpleaños, Freddie!!!

- Dr. Brian May, CBE. Guitarrista.

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

Mensaje de Brian en el Blog de Google

Comunidad

Social Channels